Saltar al contenido
ejerciciosderespiracion.site

Ejercicios de Respiración para Relajarse

Realizar series de ejercicios respiratorios para relajarse, puede ser la mejor manera de reducir el estrés. Existen diversas técnicas muy convenientes que te ayudarán a conseguir un nivel de tranquilidad y relajación óptimo. Por lo que te mostramos algunas de las mejores técnicas aplicadas para relajar el cuerpo y mente.

3 Técnicas de respiración efectivas para relajarse

La respiración completa

En primer lugar tenemos la técnica de respiración completa. Se trata de un ejercicio que se lleva a cabo en 3 partes del cuerpo, desde la inhalación hasta la expulsión del aire. Es un ejercicio muy cómodo y puede hacerse de pie o sentado.

Esta técnica reporta diversos beneficios empezando desde la relajación máxima del cuerpo, hasta la amplitud de la capacidad torácica, por lo que puede entrenar nuestra serenidad e inducirnos hacia un estado de concentración.

  • La técnica se lleva a cabo colocando las manos en la parte abdominal, si bien prefieres estar sentado, acostado o parado, la posición de las manos siempre será la misma. Ahora, empieza a inhalar muy lentamente por el conducto de la nariz.
  • Lleva todo este aire al abdomen y de esta manera se llenarán las costillas hasta expandirse.
  • Retén este aire durante algunos segundos y luego empieza a expulsarlo en sentido inverso, desde la clavícula, a las costillas y finalmente la zona abdominal. Puedes hacer varias repeticiones de este ejercicio.

La respiración diafragmática

Una segunda técnica de respiración para relajarse es la diafragmática, como bien su nombre lo indica implica utilizar directamente el diafragma. Este es el músculo que se encuentra entre la caja torácica y el vientre, muy utilizado como método para combatir la ansiedad.

Este músculo puede ejercitarse para amplificarse cuanto queramos, al respirar es el músculo que se mueve hacia arriba y hacia abajo. Para percibir este músculo debemos colocar nuestra mano en el pecho y otra sobre el vientre.

La técnica de respiración diafragmática empieza tomando aire por la nariz, con nuestra mano en el vientre y otra colocarla sobre la cabeza. Luego de tomar el aire se sostiene durante unos segundos y se suelta por la boca de forma lenta.

Este ejercicio puede repetirse varias veces por 10 minutos para sentir la efectividad de la relajación en el cuerpo. Para realizarlo debes estar de pie.

La respiración alterna

Y como tercera técnica utilizamos la respiración alterna, muy eficiente para relajar todo el organismo de nuestro cuerpo. De esta forma nuestra mente entrará en calma, además es muy utilizado en el yoga para mantener la concentración.

  1. Empezamos colocándonos en una postura de meditación, sentados con las piernas cruzadas.
  2. Con nuestro pulgar derecho tapamos la fosa nasal ubicada en el lado derecho, y procedemos a inhalar con la fosa izquierda.
  3. Tomamos suficiente aire, todo lo que podemos y luego soltamos tapando la fosa nasal izquierda y el aire se expulsa por el lado derecho.
  4. Luego se repite el mecanismo de forma inversa y toda la técnica se aplica por al menos 5 minutos.
  5. El grado de relajación que se obtiene con esta técnica es superior, para esto debes estar sentado cómodamente y con la espalda recta. También al inhalar y expulsar deja que tu mente se concentre en el movimiento y en imágenes relajantes.

¿Funcionan los ejercicios de respiración para relajarse?

Los ejercicios de respiración para relajarse son muy útiles para mantener un nivel de calma en nuestro organismo. Sin embargo, se recomienda que se practiquen continuamente las técnicas de respiración.

Es vital hacerlo de forma continua, no es necesario esperar una crisis de estrés o pánico para empezar a practicar la respiración controlada. Muchas reacciones y emociones funcionan con la presión sanguínea, y esto es justamente lo que una buena respiración puede controlar.

En conclusión, podemos decir que las técnicas aplicadas en los ejercicios de respiración sí tienen la capacidad de relajar el cuerpo y mantener la mente en un estado de serenidad.